Recuerdo hace un tiempo, que en mi realidad aparecían constantemente personas enfadadas, que proyectaban su rabia hacia mí, eran escenas absurdas y sin sentido, fueron un par de días seguidos.

Una de los hechos más disparatados, fue cuando al ceder mi asiento en un autobús, la señora se enfadó conmigo porque, según ella, puse mala cara al dejarle libre el asiento.

Soy consciente que “Todo es una proyección de mi mente” por lo tanto;

¿Qué me quería decir el Universo con estos acontecimientos?

¿Quizás tenía que poner límites? Un espejo muy frecuente…pero no sentí que era ese el mensaje.

Por aquel entonces me sentía triste, pero en muchas ocasiones lo que se esconde bajo la tristeza es enfado, y viceversa, creemos estar enfadados y lo que sentimos es decepción y tristeza.

Así que ahí lo tenía, esas personas enfadadas eran mi propio enfado proyectado fuera, del que yo no era consciente, por creer que lo que sentía era tristeza.

Es fascinante como nuestra realidad es un espejo exacto de nuestro subconsciente.

Como se dice en Ho´oponopono:

Los demás son solo tus memorias, tus programas, en muchas ocasiones, memorias dolorosas y lo que se borra de ti, se borra de los demás y entonces puedes ver cambios en las personas que están en tu realidad, pero no cambian ellas, CAMBIAS TÚ.

Como se dice en UN CURSO DE MILAGROS:
“Siempre estás enfrente de ti mismo.”

Observa la pantalla de tu vida con atención, te da información constantemente de tu interior, de tus creencias, de tus miedos, de tus emociones, de tus aprendizajes pendientes…

LOS PIES EN LA TIERRA Y LA CABEZA EN LAS ESTRELLAS.

MªJosé Cabanillas.