¡¡AYY SI DESCUBRE CÓMO SOY EN REALIDAD!!

“Si descubre como soy realmente, se decepcionará, porque soy imperfecto, porque no valgo, porque me tiene idealizado, ve en mi virtudes que yo no tengo,¡ ayyy cuando vea como soy de verdad!, qué desilusión se va a llevar, me duele solo pensarlo, mejor me alejo y así no le decepciono.”

¿Os resulta familiar este diálogo?

En uno de mis cursos esto es lo que pensaba exactamente una de las asistentes, a la que llamaremos A, A se había encontrado en su vida con un agente de la Divinidad( así me gusta llamarles); su jefe, una persona que había confiado en ella desde el primer momento, había visto sus talentos, su luz, su esencia; ¿Qué hacía A?

Sentirse tan avergonzada que inconscientemente, provocaba el despido, llegaba tarde al trabajo y no desempañaba su labor todo lo bien que podía, y por supuesto evitaba a su jefe, cada palabra o gesto amable que recibía le pesaba tanto…, se sentía presionada.

¿Qué hacía su jefe/agente de la divinidad?

Seguía confiando en ella, le cambiaba de departamento … sabía que estaba pasando una época difícil y ahí estaba él apoyándola incondicionalmente.

Yo le pregunte a A .

¿No estás acostumbrada a que confíen en ti verdad?

Ella dijo que no y se puso a llorar.

¿Por qué ocurre esto? ¿Por qué nos resulta un peso, una losa enorme, el hecho de que confíen en nosotros, que vean nuestra INFINITA BELLEZA?
Sí, tenemos cosas que mejorar, (seguramente no tanto como pensamos, somos terriblemente duros con nosotros mismos) pero; ¿acaso no somos dignos de amor?

Nuestro NIÑO HERIDO cree que no, que no somos dignos de amor, nuestro niño interior tiene una parte luminosa y radiante pero también tiene una parte herida, muy herida en algunas ocasiones, es nuestra parte infantil, que no ha crecido y que es muy inmadura emocionalmente, la creencia de nuestro YO HERIDO es :

YO NO VALGO, HAY ALGO MALO EN MI,

Creencia que se forja en la infancia, y que es la esencia de la baja autoestima que tanto sufrimiento y problemas nos ocasiona de adultos.

Casi todos en la infancia hemos tenido heridas emocionales, y si no sanamos esas heridas en su momento, nuestro niño interior estará dañado y a este niño interior le extraña que alguien de repente confíe en él, le acepte tal y como es sin intentar cambiarlo, en vez de criticarlo lo ensalce… le da vergüenza no estar a la altura de las expectativas.

LA VERGÜENZA TÓXICA es la esencia del niño interior herido; HAY ALGO MALO EN Mí.

Pero todo tiene dos caras y también lo contrario ocurre, se le llama el efecto Pigmalión y es hermoso, diferentes estudios han demostrado que cuando alguien confía en nosotros y nos contagia esa confianza, nuestro sistema límbico acelera la velocidad de nuestro pensamiento, incrementa nuestra lucidez, nuestra energía y en consecuencia nuestra atención, eficacia y eficiencia, y es que CONFIANZA SON ALAS, ¿Hay algo que no pueda sanar el cariño, la ternura, el amor?, NADA, hay una frase hermosa que resume el trabajo con el niño interior; EL AMOR A UNO MISMO REPARA EL DOLOR DE LA INFANCIA .

En realidad la baja autoestima está detrás de casi todos los conflictos, de los miedos… os recomiendo que a partir de hoy os miréis al espejo y os digáis mirándoos a los ojos fijamente:

TE QUIERO, TE AMO, VALES MUCHO : Podéis sentir cierto rechazo al deciros estas palabras, al menos al principio, ser perseverantes, ese niño interior es muy frágil, se siente solo y abandonado, es algo desconfiado, tiene miedo de que se le vuelva a abandonar.
Pero hay que ser consciente de que dependo de mis partes más adultas para que se hagan cargo del niño herido que sigo siendo.
Y este es un proceso absolutamente reversible, siempre, siempre, todo se puede sanar.

Estoy escribiendo en una pintoresca y acogedora cafetería, y escucho en la mesa de al lado:

“Bueno todo se puede superar, y además tenemos que reírnos de nosotros mismos, echarle humor a la vida”.

¡¡Exacto!!

Porque desde el humor y la alegría la existencia cobra un valor extraordinario, luminoso, ¿qué importa lo que paso ayer? Lo miramos y lo sanamos, de acuerdo, y a vivir, a ver el lado sagrado de la vida, lo que le da sentido; los buenos amigos, familia, pareja, la gente a la que amas y por la que te sientes amado, los sueños que te ilusionan, la buena gente, las buenas causas.

Ya sabéis, al espejo; TE QUIERO, TE AMO, VALES MUCHO.

PD. A finalmente aceptó que alguien viera su luz, ya no le avergüenza, le da alas, lo sé porque la veo semanalmente y está más feliz, hace bromas, se le ve más segura, me encanta…además con ho´oponopono ha notado muchas mejoras en su vida, creo que este jefe/agente de la divinidad es uno de los regalitos de ho´oponopono, el regalo que le ha mostrado que es digna de ser amada, primero de todo por ella misma.

M.JOSÉ CABANILLAS