El desapego es una ley universal y como se dice en ho´oponopono, cuanto más te apegas a algo menos permites que llegue, tú mismo estas congelando tu deseo, lo estás encerrando, por eso puedes tener metas y objetivos y nunca jamás te olvides de soñar, pero suelta un resultado especifico, no te cierres, ábrete, quizás hay un mejor trabajo para ti, una mayor prosperidad de la que puedas imaginar, una relación de pareja más apropiada o igual es eso que eliges experimentar lo que atraes, pero lo harás desde el desapego … porque;

Cuando sueltas lo que quieres recibes eso que anhelas o incluso más de lo que hubieras soñado. 

Y esto solo tienes que comprobarlo en tu realidad, ¡¡¡suelta!!! confía en la Divinidad, actúa cuando sientas que has que hacerlo, la acción es muy importante y ábrete a la magia de la vida.

Fluir en vez de resistir nos permite construir, en vez de destruir.

Y si estás apegado a algo o alguien acéptalo, no luches contra ello, para cambiar las cosas, los sentimientos, los patrones mentales, primero hay que aceptar que están, el desapego es un proceso, reconoce tu apego pero también tu intención de liberarte, y desde ahí se irá dando el proceso.

¿Y el apego en las relaciones de pareja?

Ayer hablaba de este tema con una terapeuta y amiga y me dijo que había escuchado en la televisión una frase de un psicólogo que a mí, me pareció la declaración de amor más bonita que puede hacerse.

“Estoy contigo porque libremente lo he elegido, no porque te necesite”.

Es decir, no porque tengas que llenar mis vacios, no porque no sepa estar solo, no porque no sepa darme amor yo solito, no porque estar en pareja es lo “normal”, no porque me tengas que arreglar la vida …estoy contigo porque libremente desde el amor y no desde el temor te he elegido a ti y solo a ti y eso implica que te acepto tal y como eres, y un poquito de apego siento, es normal, soy humano, pero solo un poco… y si un día te vas o me voy, sentiré dolor porque había un vinculo de amor entre nosotros (y lo seguirá habiendo pero de otra forma), pero será dolor, no sufrimiento, el dolor en la vida es inevitable viene de las tripas, del corazón, incluso del alma, lo que no tendré será sufrimiento, porque no compraré las películas que mi mente me intente vender sobre; “ ¿Qué voy a hacer ahora?” ” ¿Quién me va a cuidar?” “Hay algo malo en mi”, “Ya nadie me va a querer” etc etc

Esto es una declaración de AMOR, esa palabra un tanto desgastada por las muchas veces en las que se utiliza en vano y sin saber ni lo que se está diciendo.

Pero la buena noticia es que ya estamos entrando en esta vibración de entender y sentir las relaciones de pareja de otra forma, porque todo está cambiando, el cambio de conciencia va tremendamente rápido y también se refleja en los vínculos que establecemos con otras personas, y los encuentros de almas tan hermosos que se están dando.

Lo que ocurre es que en muchas ocasiones, unimos amor con la connotación de sufrimiento.

Dice el poeta Pedro Salinas, el cual me encanta y su poesía es hermosa;

El aire ya es apenas respirable

Porque no me contestas

Tú sabes bien lo que yo respiro,

Son tus contestaciones. Y me ahogo…

¿Cuántas poesías de este tipo hay? De hecho, es más habitual poemas de amor tristes que alegres.

Por no hablar de las canciones de amor; “No puedo vivir sin ti” o “No soy nada si no estás a mi lado”. La literatura; Romeo y Julieta, Anna Karenina Cyrano de Beryerac… las grandes obras de la mitología griega; Orfeo y Yeuricide, Tristan e Isolda… los ejemplos son ilimitados, y de hecho;

¡¡¡ A mí me encantan estas historias!!!!

Pero; ¿ Por qué nos atrae el sufrimiento en el amor? yo creo que porque todos hemos sufrido “mal de amores” y nos identificamos con estas vivencias y hasta nos permite conectarnos con el dolor y sanarlo, en el fondo somos unos románticos y no importa tanto qué acaben y cómo acaben estos romances, nos cuentan grandes historias de amor de las que todos soñamos ser protagonistas, además hay una creencia muy extendida; la facilidad de las relaciones trivializa el amor…creo que ha podido servir en el pasado, pero ya es hora de cambiar esa creencia, las cosas han de darse fácil, ya basta de complicarnos la vida de forma innecesaria.

¿Has observado que hay un momento en que no te interesan este tipo de canciones o literatura?, buscas canciones y libros más alegres, o al menos con final feliz… ese momento es cuando estás enamorado, ¿será que el amor es lo contrario al sufrimiento?

Yo creo que sí, porque lo que hace sufrir no es el amor, es el apego excesivo.

El apego es una esclavitud del alma, si esa persona está ahí tu alma se pone contenta, pero si falta… sientes hasta un dolor en el pecho que te oprime, te invade la desesperanza, tu mente se llena de pensamientos negativos…ah pero si vuelve a aparecer esa persona todo se olvida, otra vez la alegría, la dicha, la esperanza…un circulo vicioso muy peligroso porque le estás dando el poder a otra persona de hacerte feliz y el único que puede hacerte feliz realmente eres tú mismo.

Por supuesto que la otra persona puede colaborar y mucho en tu felicidad, de hecho, yo personalmente pienso, que hacer en soledad este camino que es la vida, es una locura, porque además el papel que ocupa la pareja en la vida es único, al menos como yo entiendo el amor, nadie te produce los mismos sentimientos, es tu mejor amigo, tu confidente, tu cómplice, quien te anima cuando estas triste, con quien compartes sueños, te da esa pasión tan necesaria en la vida, te hace sentir especial, saca a la luz tu sensualidad, quien te entiende con solo mirarte, quien te conoce de verdad, quien aporta romanticismo a tu vida, un ingrediente imprescindible , en realidad es difícil explicar el amor con palabras, es una conexión de almas…y esto es precioso pero… sin caer en dependencias emocionales excesivas.

La clave es primero ser feliz contigo mismo disfrutando de tu propia compañía, queriéndote mucho, para después poder compartir ese amor.

Antes los vínculos de pareja se establecían desde la escasez como remedio rápido para llenar un vacío o varios, y ahora son vínculos desde la abundancia para complementar y compartir.

Las nuevas parejas están unidas, pero sin perder la libertad. Dos seres completos en sí mismos y a la vez completamente entregados viviendo el amor de pareja, que unen sus vidas desde la armonía, la plenitud, la pasión, la fantasía… un amor libre actuando espontáneamente como niños, porque al fin y al cabo cuando nos enamoramos, nuestro niño interior hace acto de presencia en todo su esplendor.

Cuando dos almas se encuentran para vivir este amor es un momento sagrado, si el tuyo no ha llegado, está cerca y si ya se ha dado ese encuentro, agradécelo muchísimo, disfrútalo cada momento y cuídalo, ah y reconquístalo de vez en cuando…

M.JOSÉ CABANILLAS