Hay un Mundo Sencillo, un mundo sorprendente y mágico en el que no estamos siempre buscando, esperando, no sabemos muy bien qué… Este mundo existe y en él se encuentra lo que tu alma anhela, solo tienes que decidirte a entrar ,en él todas las personas son aceptadas sin excepción, es un mundo en el que a la vida se le dice que SÍ, y no te escondes detrás de tu miedos, “quizás mañana”…pero el mañana nunca llega, en el mundo sencillo la sinceridad prima, aunque a veces nos haga sentir vulnerables, se habla desde el corazón y no desde la mente, por eso la convivencia en este mundo es muy buena.

Es un mundo en el que eres capaz de mirar tu herida de frente, pero dejar de hurgar en ella, dejar de regodearte en el dolor, simplemente reconocerla y sanarla, tu herida solo está pidiendo tu atención, solo quiere ser vista, como queremos todos, que alguien nos preste atención, que nos miren, que nos quieran …como cuando éramos niños. En este mundo sencillo, si en nuestra infancia no nos han querido como nos hubiera gustado, entendemos que fue nuestra elección, que era necesario para nuestra evolución, y seguimos adelante con una fuerza y sensibilidad especial, se vive en el presente y no en el pasado.

En este mundo pasa algo muy bonito, agradeces todo el aprendizaje que te ha ofrecido la persona que “más daño te ha hecho” porque sabes que es tu gran maestro y que es quien más te quiere, fue un pacto de amor, así que le perdonas desde el corazón, ni siquiera entiendes ya muy bien esa palabra; perdón, en este mundo hay cierta amnesia respecto al lenguaje y algunas palabras como; resentimiento, culpa, victimismo, juicio, escasez, aburrimiento… se olvidan. Al ser un mundo lleno de magia las personas utilizan sus poderes, el poder de la intención, el poder de la palabra, el poder de la gratitud…

Es un mundo en el que no existen las relaciones basadas en apegos, existen las relaciones basadas en el amor, en un amor que sientes diferente al de otros mundos, porque en este mundo sencillo la apertura del corazón es mayor y todo resulta más fácil, ya que simplemente vas hacia donde tu corazón te lleve, escuchas tu voz interior y la sigues, pero eso sí, antes de llegar al amor verdadero, te dan clases para aprender a estar solo y las clases de reconocimiento personal, se llaman así porque son unas clases en las que reconoces lo grandioso que eres, y jamás te sientes inferior a nadie.

Hay una condición en el mundo sencillo…cuanto vas a entrar en él todas tus mascaras, corazas… has de quitártelas y solo puedes entrar con tu esencia y de esta forma, solo puedes emanar belleza. Es un mundo como todos, en algunas cosas, a veces ríes y a veces lloras, pero sabes que si ríes es bueno y si lloras también, en este mundo no hay que hacerse el “duro”, además siempre tienes a alguien que está ahí para escucharte, no te da consejos, solo te mira a los ojos y te escucha con atención… y si lloras porque se te ha roto el corazón o algo no ha salido como querías, en el mundo sencillo se sabe que la próxima vez saldrá mejor, en este mundo la confianza en la vida es alta y por tanto las expectativas de un resultado específico bajas y nunca jamás te arrepientes de vivir lo que te causó dolor, porque aunque durase unos instantes, si te hizo feliz mereció la pena, en este mundo las personas que se arriesgan están muy bien consideradas, también lo irracional gusta mucho, quizás porque lo “irracional” son las indicaciones del alma, que son sumamente sutiles, porque el alma es siempre respetuosa.

Cuando llegas al mundo sencillo te preguntan cuáles son tus sueños y te animan a que escribas tu carta a los Reyes Magos, estos reyes son de verdad y solo están esperando que pidas lo que deseas, eso sí, te plantean un juego muy divertido para llegar a tu sueño… que sigas las señales, porque existe un lenguaje más allá de las palabras, a veces hay personas que no han llegado a alcanzar su sueño… pero esto solo sucede porque han conseguido aún algo mejor de lo que esperaban.

En este mundo sigues evolucionando y recordando todo lo que ya sabes pero desde la alegría, en este mundo sientes muchos momentos internos de éxtasis, de gozo, de paz… y ocurre porque sí, sin motivo aparente, tu alma en el mundo sencillo se siente muy contenta… aunque también hay miedos, pero aquí el miedo no te controla y solo le prestas atención para ver qué quiere mostrarte, también hay preocupación en algunas ocasiones , especialmente cuando tienes a alguien querido que quisieras que fuese a vivir a este mundo… pero sabes que has de respetar su decisión y el mundo en el que quiera vivir será el adecuado para él.

Es un mundo en el que hay prosperidad y abundancia para todos, no se entiende muy bien en el mundo sencillo que no te consideres merecedor de toda la abundancia del Universo. Hay algo común con otros mundos, los gatos y los perros son tus mejores amigos y siempre de forma incondicional están ahí…ellos nunca se van, en este mundo se les trata con mucho amor y respeto y se admira la inocencia de sus ojitos y su capacidad de amar, a todos los animales se les quiere mucho. Los rostros de las personas también son diferentes, en el mundo sencillo se sonríe mucho y las caras de amargura desaparecen, basta con que pases un tiempo en el mundo sencillo y observarás que te miras a un espejo y te ves diferente.

Enfermar es poco habitual en este mundo, al fin y al cabo te sientes tan feliz… además en el mundo sencillo hay mucha diversión y la primera regla para elegir tu trabajo es que te resulte divertido, tienes que hacer tu trabajo con un brillo especial en los ojos, de otra forma, nunca te obligan a nada… pero amablemente, te sugieren que te dediques a algo que te haga más feliz y donde puedas utilizar tus talentos innatos.

Es un mundo que se ha hecho para ti, siempre que elijas hacer tuya una verdad, que estás aquí para tener una vida dulce, porque el Mundo Sencillo te puede parecer una fantasía pero este mundo existe, solo tienes que decidir de verdad querer ir a él, porque a veces te mientes a ti mismo y en realidad lo que ocurre es que no quieres entrar, sientes dudas, miedo…” No sea tan bueno que me acostumbre y luego lo pierda, mejor me evito ese dolor”…así que sigues esperando.

M.JOSÉ CABANILLAS